Escritorio: 8 errores para evitar ¡Mejora tu salud y productividad! Un elemento esencial en toda la oficina, es una buena mesa de trabajo y silla. Un entorno cómodo, con espacio, saludable y ordenado, mejora la concentración y menos dolores de espalda, así que el mobiliario de la oficina ¡es importante!

Si además añadimos que los estudios demuestran que pasamos una media unas 7 horas diarias sentados en el trabajo, como poco. Las mesas de escritorio en el entorno laboral, toman más protagonismo.

¿Trabajas muchas horas? Estos consejos te ayudarán a evitar la fatiga y ser más productivo.

1.- No tener en cuenta tu altura

La altura del escritorio es un factor a cuidar. Pero… ¿Qué pasa con la altura?

A partir de aquí, hay una serie de recomendaciones según tipo de usuario y trabajo a realizar. Desde el suelo al plano de trabajo según recomendaciones debería ser:

Pero… ¿Cómo elegir la altura correcta de un escritorio si eres muy alto o bajo? La altura de la mesa de oficina debe ajustarse según las necesidades físicas del usuario, pero teniendo en cuenta que:

Si no puedes encontrar una mesa de la altura adecuada, utiliza un reposapiés para ajustar la altura de tus pies.

La altura ideal de la mesa es aquella que te permite mantener los codos a un ángulo de 90 grados y los pies apoyados en el suelo.

Nota: Los valores de la tabla correspondiente a la UNE-EN 527 (Mesas de trabajo y escritorios).

2.- Elegir una mesa demasiado pequeña

El tamaño también importa. Si la mesa de escritorio es demasiado pequeña. Escritorio: 8 errores para evitar ¡Mejora tu salud y productividad! no tendrás suficiente espacio para trabajar cómodamente. Esto puede provocar dolor de espalda y cuello, así como fatiga ocular.

Además, las características en las que más coinciden los usuarios son: necesidad de almacenaje y espacio de trabajo. Debido a la cantidad ingente de dispositivos y herramientas que necesitan para su jornada laboral.

¿Cómo elegir el tamaño correcto? La mesa de escritorio recomendada por los expertos debe de tener al menos 160 cm de ancho por 80 de profundidad.

La norma dice que debe tener como mínimo al menos 120 cm de ancho y 60 cm de profundidad (Mínimo 0,96 m2), pero está más que comprobado que esas dimensiones no se corresponden con los hábitos y «trastos» que pueda tener un usuario normal.

Opta siempre por un formato de mesa rectangular ¡es el más cómodo!
Si necesitas espacio para trabajar con varios monitores o documentos, elige una mesa más grande (Mínimo 160 ancho).
Asegúrate de que la mesa tenga suficiente espacio para tu teclado, ratón, monitor, teléfono y otros suministros.
Ten en cuenta dónde vas a ubicar la mesa y los espacios alrededor de la misma.

3.- No elegir la superficie adecuada

Algunas superficies, como el cristal, pueden ser demasiado reflectantes y provocar fatiga ocular. Otras superficies, como la madera poco tratada, pueden ser demasiado ásperas y dificultar el movimiento del ratón.

HAY QUE ELEGIR UNA SUPERFICIE QUE EVITE A TODA COSTA LOS REFLEJOS. CON UNA SUPERFICIE DE MELAMINA (LAMINADO) DE COLOR BLANCO MATE ¡ACERTARÁS Y ES BARATO!

4.- Poder estirar y mover las piernas

Cuando pasamos largas horas sentados. Mover las piernas con frecuencia ayuda a aliviar la tensión muscular y articular. Tiene grandes beneficios:

El espacio debajo de la mesa debe permitir la movilidad de las piernas. Dos puntos a considerar:

5.- Optar por un diseño poco ergonómico y agradable

Está claro que uno de los factores más importante para comprar un escritorio de trabajo ¡es el precio! Pero, ante la tesitura de un precio más bajo o optar por un mejor diseño, directamente escoge una mesa con mejor diseño ¡lo agradecerás a la larga!

Superficie resistente y estructura robusta: Tendrás un escritorio durante muchos años con una superficie resistente a rayones y manchas.

Seguridad: Los bordes deben estar redondeados o biselados para prevenir lesiones. Si hay partes regulables, tienen que tener un diseño que minimice el riesgo en su utilización.

Cables ocultos: Es conveniente también que tenga acanaladuras para pasar y organizar el cableado.

Diseño minimalista: Líneas simples que no distraigan ni ocupen demasiado espacio en la oficina, que además siempre cuadran con la decoración.

Montaje sencillo: Que se una y desplace fácilmente sin herramientas al cambiar de lugar.

Colores: Busca un color que favorezca la concentración (neutros como blanco, beige o gris).

6.- Tener el espacio de trabajo poco organizado

Empezamos por lo básico. Tenemos la mala costumbre de que la organización de la mesa sea un «caos», y esto, deriva en malas posturas y poco productividad.

7.- Sentarse mal frente al escritorio

Una mala postura frente al escritorio, lo único que provoca a la larga, son problemas de salud. Así que nos deberíamos de sentar como se refleja en el siguiente esquema:

8.- No tener en cuenta la iluminación en el escritorio

La iluminación adecuada es esencial para trabajar en casa o la oficina. Si la iluminación es demasiado tenue, te costará ver lo que estás haciendo y esto puede provocar fatiga ocular. Si es demasiado brillante, también puede provocar fatiga ocular y dolores de cabeza.

Primero… ¿Cómo debo poner la pantalla del ordenador con referencia a la luz natural? Con una simple imagen lo explicamos todo:

Siempre que se pueda, hay que aprovechar la iluminación natural. Los niveles de iluminación recomendados para trabajos en escritorios, medidos en lux, para diferentes actividades en el puesto de trabajo.

×