home_office_ambiente

Crea un mejor ambiente para tu Home Office

El trabajo en casa es una tendencia que, desde el inicio de la pandemia de COVID-19, se ha tenido que adoptar por una gran cantidad de empresas. Esta modalidad le permite a los equipos seguir trabajando sin ponerse en riesgo, pero ha empujado a muchos a tener un espacio en casa; sin embargo, llega a ser contraproducente si no se planea adecuadamente.

Es importante tomar en cuenta que los espacios de trabajo en las oficinas y los corporativos están diseñados para obtener la mayor cantidad de productividad de los empleados, y al mudar el modelo de trabajo a los hogares, hay obstáculos como la falta de luz o mobiliario adecuado que perjudican a los trabajadores. Pero no hay de que preocuparse, enlistamos una serie de consejos que te ayudarán a crear un mejor ambiente para el trabajo en casa de la manera más sencilla, así que sigue leyendo.

Delimita un espacio de trabajo determinado

Escoge un lugar y conviértelo en tu pequeña oficina. Intenta que esté separado de zonas de paso y televisores. Y, si tienes niños, es conveniente también que tu lugar de trabajo se encuentre lo más alejado posible de los lugares que utilizan para juegos, etc.

Piensa que las posibles distracciones son el mayor enemigo de tu tarea. Y en ese caso, por mucho que te esfuerces en cuidar el ambiente de trabajo en casa, no te servirá de nada. La atención y la concentración son claves para teletrabajar con éxito. Por eso, igual que en tu cabeza debes aprender a separar y compartimentar temas y momentos, los espacios de tu domicilio también deben estarlo.

Elige los mejores muebles

Para iniciar, es sumamente importante la elección de muebles para tu zona de trabajo. Así que si tienes la posibilidad de invertir en muebles nuevos, una silla ergonómica y un escritorio ajustable serán tus mejores aliados para mantener tu postura correcta durante los largos periodos de trabajo. Si no puedes adquirir nuevos muebles para el trabajo en casa, asegúrate de encontrar los más adecuados en tu hogar como sillas con respaldos completos o mesas que queden a la altura de tus ojos.

Mantén tu espacio ordenado

El orden será crucial para ayudarnos a concentrarnos tanto en el espacio de trabajo como en cualquier otro espacio de la casa. “Como Marie Kondo nos ha enseñado, hay pocas cosas en la vida que provoquen bienestar tan rápido como la limpieza y el orden. Y, como numerosos estudios demuestran, un espacio abarrotado puede aumentar el estrés y reducir la productividad. Poner orden en nuestro entorno ayuda al bienestar y a organizar los pensamientos”, explican los expertos de Maison Du Monde.

Principio básico en el que también coincide Laura Gärna: “Es importante guardar un orden en el espacio de trabajo, para ello podéis ayudaros de elementos como cajas, guarda bolígrafos, o pequeñas bandejas decorativas que tengáis por vuestra casa”.

home_office_orden

Aprovecha la luz natural

Es un hecho que la luz natural cambia la visión de las cosas. Y no nos estamos refiriendo a que contribuye a la calidad de esa visión. Si no más bien a que nos afecta de forma fisiológica. Es decir, la luz natural ejerce una influencia sobre nuestro organismo. Ya que, biológicamente, nuestro cerebro se encuentra programada para, al percibir esa claridad, activarnos. Además, cada uno está marcado por sus biorritmos, y estos se encuentran directamente relacionados con esa luz.

Así que, ya sabes, coloca tu mesa en una habitación abierta al exterior. Y, si puede ser lo más cerca de una ventana posible, mejor. Pero, si no es posible, hazte con una luz artificial adecuada a la vista y a tu tarea. La visión es una de tus armas de trabajo, cuídala.

Recuerda esta palabra: ergonomía

Tu espacio debe adaptarse a ti en el sentido más amplio. Y para ello mantener una buena postura es fundamental. Porque, no olvides que vas a pasar allí bastante tiempo, sentado frente a la pantalla de tu ordenador. No se trata tan solo de buscar la comodidad, sino de evitar malestar postural, o incluso posibles lesiones. Por eso, lo más conveniente es intentar hacerte con una mesa y una silla apropiadas. Procura que se adapten a tu cuerpo y al tiempo que vas a pasar sentado. Asimismo cuida la distancia al que se encuentra la pantalla del ordenador, o la altura a la que está la mesa. Tu cuerpo te lo agradecerá.

silieri_operativasSlim
×