oficina

Cómo mejorar tu productividad trabajando desde tu casa

Sabemos que trabajar desde casa requiere una dosis extra de disciplina y concentración. Los hijos, mascotas, el quehacer de la casa, todo se encuentra en un mismo lugar y para ello es importante aprender a tener orden y organización para poder tener el mejor desempeño en nuestro trabajo.

Todo apunta a que el Home Office llegó para quedarse y que en el futuro podría predominar en el entorno laboral, así que es necesario que sepas cómo desenvolverte con éxito bajo este moderno sistema.

Para esto hemos hecho una lista de algunos consejos que te podrán ayudar a lo largo de la cuarentena para sacar lo máximo en tu trabajo desde casa:

Elige un ambiente de trabajo

Es importante designar un lugar de tu casa, el que tú quieras y sea más cómodo ya que pasarás mucho tiempo ahí.  Así, acostumbrarás a tu mente y cuerpo a identificar a ese espacio como antes lo hacías con la oficina.

Elige de preferencia un lugar iluminado, amplio y en el que puedas tener privacidad. Como si estuvieras en una oficina, necesitas todos los elementos que usabas en tu día a día, así que prepara todo lo que necesites.

Sea cual sea tu entorno de trabajo, aclárales a las personas que viven contigo que estás trabajando y no pueden entrar en la habitación todo el tiempo.

Muebles para Oficina en Queretaro, Leon y todo Mexico

Date pausas activas

Así como no conlleva desorden e indisciplina, el Home Office tampoco puede ser sinónimo de trabajo excesivo y sin descanso.

En medio de tus jornadas de trabajo, tómate pausas activas para que camines un poco, te hidrates y, en general, despejes tu mente y te movilices.

Las pausas activas no solo ayudan a recuperar la energía para mantener un alto nivel de productividad en el resto de las jornadas laborales, sino que también son indispensables para evitar el sedentarismo y promover la salud en el entorno de trabajo.

Establece una rutina

Es importante que establezcas tus horarios, ya que tendrás tiempos más flexibles que antes no tenías. Una vez que empiezas a trabajar, establece las horas y tiempos de descanso para que no trabajes de más y al igual no trabajes de menos, esto nos llevar al siguiente punto.

Asegúrate de que tu día laboral tenga un principio y un fin

Con esto queremos decir que debes organizarte para que puedas cumplir con todas tus tareas laborales dentro del horario que establezcas.

Solo de esa manera podrás cerrar cada jornada de trabajo de manera definitiva, para así descansar y dedicar tiempo a otras actividades y labores valiosas para tu vida, como el disfrute familiar y el ejercicio, por ejemplo.

Aunque tu casa sea tu nueva oficina, necesitas separar la vida personal del trabajo, en vez de estar todo el día atento a tus responsabilidades laborales, cumpliendo con determinadas tareas a altas horas de la noche, mucho después de que finalizó tu horario.

Haz una lista de prioridades

Aunque todas las tareas sean importantes, hay que tener prioridades, hay algunas que pueden tener un plazo más largo para entregarlas y otras que no. Para esto nos ayudará mucho la lista, así podremos sacar las tareas urgentes y sin tener la presión todo el día.

×